Frases de la novela

En La calva de Shakespeare los personajes y el narrador dicen, unos en los diálogos y el protagonista en su condición de contador de la historia, frases como la que os incluyo a continuación:

La Barcelona de infinitos días y astrales noches, es hija del Mediterráneo, una mar sin abismos, pero con pasiones milenarias; dócil en ocasiones, iracunda en otras, como una mujer enamorada.

La famosa fuente de Canaletas
La misma fuente, hace unos años. Foto: Milagros Caturla
La cúpula del Hotel Manila en los años 70
El autor en su despacho del Manila Hotel.

La Barcelona de los años 70 es el escenario por el que discurre la novela.

La Barcelona de 1972 es el escenario perfecto para una nueva aventura de Jordi Brotons y el comisario Ripoll.

Esta bella fotografía de la Plaza Real de Oriol Maspons, es un icono de la época
Postal de los años 70 del “Escudo de Oro” con la Sagrada Familia,
Fotografía de los 70 de Bernard Blouson
Xavier Miserachs - Barcelona - 1962
Las tortuosas calles de la Barcelona de entonces. Foto Xavier Miserachs
Restaurante “Tortilla Flash Flash en la calle La Granada del Penedés, a pocos metros de Tuset Street. Decorado con fotos de Leopoldo Pomés. Pomés era, además, uno de los propietarios del “Tortilla”
Postal de las Ramblas de Barcelona, años 60- 70. “Escudo de Oro”
Fachada parcial del Manila Hotel

Todos son lugares por los que transcurre la novela.

Si queréis una buena música mientras visitáis la página, no tenéis más que pinchar.

La calva de Shakespeare